Claudia Piñeiro presentó su última novela en el Festival Azabache


La escritora Claudia Pineiro, autora de “La viuda de los jueves”, pasó por el Festival Azabache que culminó este fin de semana y participó de varias actividades y además de presentar su último libro “Un comunista en calzoncillos”. En una charla moderada por la periodista Paola Galano, Piñeiro abordó en detalle su última novela, el modo en que se reencontró con su pasado al momento de escribirla y luego abrió un interesante diálogo con el público.
“Me encanta como describe los detalles; es muy clara cuando habla”, dijo Marcela, una de las espectadoras que participó de la charla. Verborrágica, Piñeiro no ahorró detalles en cómo fue el proceso de escritura de su nueva novela a la vez que trazó un paralelismo entre el momento en que se desarrolla (1975-1976) y la actualidad.
“Desde su escritura y lo que cuenta, "Un comunista en calzoncillos" tiene que ver con la memoria y como ésta se arma colectivamente”, resumió Piñeiro y afirmó: “de la memoria hay que hablar siempre, cuando nos olvidamos de hacerlo como sociedad es un problema”.
Precisamente este es un tema recurrente en su último libro, dado que trata los recuerdos y como éstos se entrecruzan y actualizan. Allí Piñeiro repasa parte de su infancia y la relación con su padre, pero también el retrato de una época, una clase y un país. La realidad política en Argentina, que hasta el momento llegaba asordinada a las casas y al horizonte infantil, irrumpe en forma de censura, secretos y sospechas.
El relato se suscita casi de manera autobiográfica planteándose ¿qué se puede decir? y ¿qué se debe callar? “En todos los personajes hay algo de uno porque es una forma de hacer una empatía con ellos, incluso en aquellos que son malvados”, comentó la autora y reveló que “mucho del por qué somos escritores está en la relación con nuestros padres”.
Este libro está dedicado a su hermano “porque seguramente él recuerde cosas diferentes a las mías y hasta puede estar en desacuerdo con cómo digo que sucedieron. Siempre un recuerdo tiene algo de ficción porque es una construcción. Uno arma la historia de su vida que puede soportar”.
Una particularidad del modo de escritura que Piñeiro utilizó en este último libro son las “Cajas Chinas”. Estas funcionan como llamadas que se corren de la primera parte de la novela y aportan, con otro tono o un punto de vista diferente, una mirada más adulta o incluso periodística del tema.
Teniendo en cuenta el período en el que transcurren los recuerdos, la escritora aclaró: “esta no es una novela sobre la dictadura, sino la historia de una chica que no puede contar lo que su padre le dice porque todos los demás tienen una mirada diferente, y qué le sucede a ella con esa situación”.


No hay comentarios: