Alejandro Quesada: "En Botineras contamos una relación gay desde el amor"


Con la idea de meterse en el desconocido mundo privado de los futbolistas nació la telenovela "Botineras", ficción que desde hace un tiempo tuvo un inesperado giro argumental al incorporar una historia gay entre deportistas. El marplatense Alejandro Quesada es uno de los guionistas del programa y tiene en su historial varias ficciones que coincidieron en tratar la temática gay desde otro lugar, fuera de la habitual sátira o caricaturización. En diálogo con ShowMardel, el autor habló de la historia que provoca polémica y del quiebre de la ficción costumbrista que se logró con productos como "Lalola" o "Los exitosos Pells".
- Ficciones televisivas en las que participaste como guionista como El tiempo no para, Lalola y Los exitosos Pells han tratado el tema gay desde otro lado, hecho que hace unas décadas era impensado ¿Te parece que tiene que ver con una mayor aceptación del tema en la sociedad?
Creo que hay una doble mirada sobre esto. Por un lado la maduración de la sociedad es una realidad, pero por el otro si desde un programa se le da un tratamiento a una historia gay, dejando de lado los prejuicios y contándola como una historia de amor, el público también comienza a poner el foco en otras cuestiones. Es una especie de diálogo el que se da y el que elijan ver esos programas es una señal de que tenemos un lenguaje común.
-Las ficciones que mencioné anteriormente fueron programas que cortaron un poco con la comedia costumbrista ¿Fue planeado enfocar el guión de esa forma?
Underground, la productora para la que trabajo y que ideó estos y otros programas, siempre propone búsquedas y desafíos en cada proyecto que encara. Esa libertad para trabajar es muy interesante y uno la agradece porque no se apela a formulas cerradas, que si bien pueden ser más seguras, hacen el trabajo mecánico y aburrido. La búsqueda de lenguajes con el equipo de autores con el que trabaje en Lalola y los Pells, se desarrolló en ese sentido. Creo que en la televisión de hoy, hay un rebote de lo que sucedió con esos programas. Ahora se animan a probar con otros lenguajes y aunque lo logren con mayor o menor fortuna, me parece muy valioso que se apueste a probar cosas nuevas.
- La relación gay en “Botineras” ha causado un gran impacto, ya que ha tenido un tratamiento muy respetuoso. ¿Cómo se planteó el desarrollo de esta historia?
La relación entre futbolistas gays en Botineras se está contando cómo te decía antes, como una historia de amor. Hay varios condimentos que la rodean y un contexto fuertemente machista que funcionan como impedimentos para ellos, pero de la misma manera que se construye cualquier historia de amor en una telenovela.
MDP
Quesada editó además su primera novela, "MDP", iniciales que en realidad no significan Mar del Plata, y que plantean un juego de palabras para contar una historia de lo más provocadora. "MDP habla del deseo. El mío de surfear… Luego los personajes impusieron los suyo", adelanta. "La manera en que el sexo se encara en la novela, no busca destapar la doble vida de nadie. Los personajes se enfrentan al sexo sin preguntas. Sólo buscan la satisfacción del deseo", comenta el escritor.
- ¿Cuál fue el disparador para que empezaras a escribir MDP?
Crecí en una ciudad y un ambiente en donde el surf estaba todo el tiempo presente, y con el que sin embargo tuve una posición de observador. Siempre me llamó la atención ese deporte que quienes los practican lo reflejan en cada aspecto de su vida: la ropa, la manera de moverse, los lugares que frecuentan. Forman una tribu que me resulta atractiva desde todo punto de vista y a la que sin embargo nunca decidí o me animé a entrar cuando era chico. El surf en mi vida es una asignatura pendiente, así como lo era abordar la escritura desde la narrativa y no desde el guión o el texto teatral. Buscar un lugar sincero desde la cual de una vez por todas animarme a transitar el surf, fue un desafío divertido para encarar esta primera novela. MDP habla del deseo. El mío de surfear… Luego los personajes impusieron los suyo.
- Una de las particularidades de tu novela es que no existen personajes con nombre, sino con apodos ¿A qué se debe? ¿Tiene que ver con un estilo o es porque está basado en personajes reales y querés proteger sus identidades?
La elección de los apodos es parte del lenguaje que busqué para darle identidad a la novela. Los personajes se nombran a partir de sus rasgos distintivos y están escritos sin espacio entre las palabras que los definen: eldelosrulosamarillos. Funcionan como los Nicks que se usan en los Chats. Le dan anonimato a los personajes a la hora de relacionarse entre sí, esta idea surge de la manera de encarar los vínculos que tiene el protagonista de la novela. No hay personajes reales.
- ¿Qué reacciones has tenido a partir de la publicación de tu libro en tu entorno y en la gente de los ámbitos donde se desarrolla la historia?
En mi entorno las reacciones hasta ahora fueron positivas. Si bien el primer contacto con el material genera dudas sobre la veracidad de ciertos pasajes, enseguida entienden el juego y toman distancia. A Mar del Plata recién estoy llegando con la novela, por el contacto con algunas personas la recepción fue buena y en principio creo que el libro les genera intriga por hacer referencia a la ciudad con el doble sentido del título. Creo que sería una experiencia interesante llevarles el libro a los surfers y a los muchachos del puerto para ver cómo reaccionan, pero todavía no sucedió. Ya habrá tiempo para eso.

No hay comentarios: